Los activos en la contabilidad

En la contabilidad los activos se conocen como el conjunto de bienes, derechos y otras propiedades que posee la empresa. El objetivo es generar beneficio a largo plazo, sea económicamente o no. Dicho esto, veremos los dos activos en contabilidad que debes conocer. 

Cómo vemos en la imagen, los activos fijos y circulantes tienen características diferenciadas, entre ellas las responsabilidades financieras y las obligaciones de pagos.

 

Activos circulantes

Los circulantes tienen un constante movimiento con la finalidad de tener siempre un espacio en el mercado. Además, se puede reemplazar de forma continua, por eso decimos que son a corto plazo. 

Existen varios tipos de activos circulantes en función de las características de valor económico. 

En varias ocasiones hemos hablado de las obligaciones contables, ¿sabías que el activo circulante nos permite evaluar el equilibrio entre los activos y los pasivos? Esto es debido a que hablamos de dinero líquido, capital y estado actual financiero de la empresa. 

Artículo de interés: Balance de situación

Activos fijos

Sin embargo, los activos fijos tienen una gran importancia dado que podemos trabajar y realizar la actividad a través de ellos. En cambio, son objetos materiales tangibles o no que pierden su valor inicial. Sin ellos no se podría llegar al producto final. 

 

Si quieres saber más, puedes lees este artículo