El valor de auditar las cuentas

Auditar las cuentas anualmente es importante. Aunque podemos verlo como un coste, debería considerarse como una inversión que a cierto plazo nos provocará un valor añadido a la empresa. Este puede generar beneficios y ventajas competitivas valoradas por el mercado, y que pueden ser ciegas a simple vista. 

Por esta razón podemos decir que al realizar una auditoría, invertimos en nuestra empresa. Unas cuentas auditadas proporcionan confianza en los mercados, arrojan datos económicos-financieros más detallados y fiables permitiendo una mejora en la planificación de la empresa, junto con la toma de decisiones. Esto nos conlleva a una previsión positiva y de beneficio a largo plazo.

La  Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas indica que la actividad de una auditoría se basa en el desempeño de prestar servicios a entidades para el interés de esta, junto con los terceros. Las auditorías de cuentas son información económica financiera que nos permite conocer el negocio.

Causas para la realización de auditoría de cuentas

Cuando tratamos de una auditoría obligatoria, hablamos de la empresa que está concurrida a ciertas circunstancias reguladas el Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 julio. Esta deberá realizar una auditoría obligatoria durante dos años consecutivos posterior al cierre del ejercicio, a través de una empresa externa y presentando un informe final. 

La obligación es una convicción del regulador en el reconocimiento de la labor pública del auditor, así mismo, garantiza la fiabilidad y transparencia saludable de la información financiera de las entidades. 

También podemos encontrarnos con una auditoría voluntaria, donde la empresa decide por voluntad propia auditar sus cuentas. Aunque puede ser debido al requerimiento por parte de una tercera entidad. Esta auditoría permite acudir con garantías a una financiación o exigir un control por entidades matrices. 

Valor competitivo

En conclusión las auditorías, ayudan a reforzar alianzas comerciales. Del mismo modo, aportan beneficios. Destacando que la auditoría de cuentas es indiscutible para emitir un buen funcionamiento del sistema económico y financiero de la empresa. 

Un equipo de auditores de calidad emitirá un informe con garantías y transparencia, dos características valoradas para la toma de decisiones solventes y ágiles en el momento de inversiones o endeudamiento. 

El objetivo de una auditoría de cuentas es obtener una opinión de un auditor de cuentas, representar la imagen de la entidad y corresponder a las direcciones empresariales la información necesaria. 

 

Artículos de interés: Informe de vida laboral de las empresas

Fuente: Grupo de Auditores Públicos