RENTABILIDAD de mi empresa

La rentabilidad de la empresa es fundamental para conocer la viabilidad de esta. Además nos dará información para tomar decisiones estratégicas y nos ayudará para la búsqueda de inversores. Es la capacidad de generar ganancias aprovechando todos sus recursos, creando un beneficio económico. 

Tener ingresos no significa tener rentabilidad. Puesto que esos ingresos pueden ser inferiores a los costes, es decir, tenemos pérdidas a nivel global. Estamos aportando ingresos pero no beneficios. 

En segundo lugar, podemos aportar ingresos que nos cubran todos los gastos y nada más. En este caso, la rentabilidad de la empresa está alcanzada. Sin embargo, no tenemos beneficio y la continuidad del negocio se puede ver afectada. Esta situación se llama punto muerto o umbral de rentabilidad, ya que estamos cubriendo los costes. 

De esta manera, podemos decir que los ingresos no son rentabilidad dado que el valor facturado no es suficiente. 

Artículo de interés, auditar tus cuentas.

 

¿Cuándo obtenemos rentabilidad? 

Cuando los ingresos superen los costes. En este caso, estamos generando ingresos que se convierten en beneficio. A más beneficio, más rentable la empresa. 

Para calcular la rentabilidad debemos conocer los gastos fijos de la empresa. Serán aquellos que siempre se producirán y que no podremos reducir, dado que es el coste de producción de bienes o servicios. En los costes, también deberemos añadir los variables, éstos serán modificables en función de la actividad. 

Por otro lado, es importante tener controlados los ingresos, para poder calcular el margen de acción y mejora. 

 

Tipos de rentabilidad

En un negocio podemos clasificar la rentabilidad en económica y financiera.

La rentabilidad económica determinará la capacidad a generar ingresos. También debemos tener en cuenta la rentabilidad financiera para determinar el rendimiento conseguido con cada inversión. 

Rentabilidad económica 

Principalmente mide la capacidad de los activos para generar ingresos, para obtener el beneficio real sobre cada acción. 

Posteriormente, para evaluar si es beneficioso deberemos deducir los intereses e impuestos. De manera que obtendremos el beneficio neto de la producción. 

Rentabilidad financiera 

En cambio, la financiera nos mide los beneficios de una inversión. Para obtenerla debemos tener en cuenta la rentabilidad económica, es decir, los beneficios netos. A estos le restamos los retornos sobre activos, de manera que nos dejará el beneficio por cada inversión, es decir, nos permite conocer el rendimiento de cada inversión. 

 

Mejora de rentabilidad

Nuestro equipo te  aconseja lo siguiente para mejorar tu rentabilidad.

  • Reducir gastos, para liberar dinero disponible en cada venta. 
  • Aumentar la productividad, tendremos más servicios a ofrecer. Esto no significa hacer más en el mismo margen de tiempo, podemos aumentar la productividad en la inversión de mejora en el proceso de producción. Al inicio serán unos costes adicionales, que podrán convertirse en futuros beneficios. 
  • Gestionar la contabilidad para permitirnos ver donde están pequeños gastos innecesarios, podremos eliminar procesos que no son prescindibles.
  • Controlar el stock para producir lo necesario, esto nos ayudará con el beneficio. 

 

En este artículo puedes aprender más.