Auditoria Fiscal 

La auditoría fiscal es un mecanismo mediante el cual se controlan, inspeccionan y verifican la situación tributaria y obligaciones fiscales de personas físicas o jurídicas. Es decir, todos aquellos sujetos que son contribuyentes a la Administración Pública del Estado. 

Así pues, se analizan y evalúan los registros contables, movimientos, y toda la  documentación relacionada a estos movimientos diarios que realiza el contribuyente durante un periodo de tiempo. 

Objetivos

Una auditoría fiscal cuenta con los siguientes y principales objetivos:

  • Evaluación de las cuentas de balance obteniendo una buena situación entre el activo y el pasivo. 
  • Controlar que las posibles reclamaciones y pagos se encuentren contabilizadas a fecha de cierre. 
  • Evaluar que los procedimientos estén basados de acuerdo a la buena fe para asegurar el cumplimiento de la normativa legal. 
  • Controlar que el balance del saldo positivo corresponda a las deudas pendientes a pagar a fecha de cierre del ejercicio. 

Aspectos analizados

Teniendo los objetivos y la definición de auditoría fiscal, te dejamos los aspectos que se analizan en el proceso de realizar la auditoría. 

  • Se comprueba que la empresa pueda acogerse a un régimen fiscal específico y que no se hayan aplicado de forma errónea. 
  • Se analiza el censo de empresarios para confirmar que la empresa esté dada de alta. 
  • Se analiza el correcto cumplimiento de las obligaciones mercantiles, como la presentación de libros contables. 
  • Se analizan los primeros impuestos 
    • IRPF
    • IVA
    • IS
    • IAE
    • Fraude fiscal 
    • Declaración anual de operaciones con terceras personas. 

Procedimiento

La auditoría se lleva a cabo mediante tres procedimientos:

  1. Visitas domiciliarias: La autoridad acude al domicilio fiscal del contribuyente.
  2. Revisiones de gabinete: El contribuyente es el que acude a las oficinas del Servicio de Administración Tributaria.
  3. Revisión electrónica: Se notifica al contribuyente de la auditoría mediante el Buzón Tributario.

Inspección tributaria 

La auditoría fiscal es inspeccionada por la Agencia Tributaria con el fin de asegurarse que el particular o empresa cumple con las obligaciones fiscales, contables y registrales. Es por esto, que se analizan y evalúan los registros contables y movimientos dinerarios. 

Como hemos visto anteriormente con especificidad, se evalúan distintas características como el censo de empresarios, para asegurarse que la empresa está dada de alta correctamente. También se evalúan las obligaciones del contribuyente respecto al Impuesto sobre Valor Añadido (IVA), Impuesto de Sociedades (IS) e Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) junto con su tramitación y presentación de toda la información correspondiente. 

La Agencia Tributaria lleva a cabo esta inspección.

¿Por qué se hace la inspección tributaria? 

El objetivo principal es controlar y descubrir obligaciones tributarias que han podido ser ignoradas. Se comprueba la información, derechos y valores de las empresas. De esta manera, podemos asegurarnos que se cumplen los requisitos para la obtención de incentivos fiscales, beneficios y devoluciones tributarias. 

Hacienda puede realizar auditorías aleatorias para tener un seguimiento, no se realizan obligatoriamente por posibles errores, sino que para llevar un control de buen funcionamiento. 

Sanciones 

El principal riesgo por una auditoría fiscal desfavorable puede ser la obligación a pagar una cantidad adicional para cumplir de manera debida las obligaciones tributarias. 

No únicamente tendrán sanción aquellas empresas o particulares que no apliquen la ley, sino que una mala aplicación también puede comportar penalidades. 

Hay diferentes clasificaciones de infracciones que conllevan sanciones proporcionales. 

 

Puedes ponerte en contacto con nuestro despacho para que te ayudemos con tu auditoría y te resolvamos dudas. 

 

Artículo de interés: Auditoría de sistemas 

Artículo de interés: Auditoría de cuentas